Garabatos de Mi Vida

Blog

Entre Aventuras, Desventuras y Buenas Historias...

Posted on November 4, 2012 at 7:25 AM

Pues han pasado algunos meses y semanas desde mi último relato sobre este país tan de locos y tan de maravillas en el que me encuentro desde el pasado 21 de junio. Y pasando de vivir en una atmosfera de aspecto rural, me mude a Tel Aviv, específicamente Ramat Gan. Esta ciudad es tan pequeña, que la considero parte Tel Aviv, más que está a 5 minutos de ella.


El dicho vuelve a repetirse: “Uno nunca sabe lo que tiene hasta que lo pierde” y esta vez me refiero a lo que fue mi casa por 4 meses:  El Kibutz (especie de granja auto-sostenible) Yagur. Sí; aquel lugar del que me empecé quejando, terminé amando y luego volvía a detestar hasta llegar a la última semana y no quererme marchar… En este lugar formé grandes amistades en especial una muy especial con un tipo de casi dos metros que se la hace de duro e impenetrable pero considero la persona más buena del mundo y ahora mi mejor amigo en esta patria. Nos la pasamos jugando a insultarnos en ruso y yo en español, hasta patearnos en el trasero. Sin embargo nadie dejó todo de lado como él para ayudarme y estar para mí cuando más lo necesitara.


Y ahora, sin un centavo en el bolsillo mas por el que mi familia me da para no morir de hambre y con una desesperación por conseguir trabajo con un hebreo muy pobre, me encuentro en la Manhattan del medio oriente pero con gente que tiene aspecto mucho más rudo y de poca paciencia. Enferma, sin querer o poder ir al doctor porque las medicinas cuestan, sin platos para comer el puré instantáneo de mala muerte que tengo en la alacena y con miedo a que me corten el teléfono o me saquen del departamento en el que vivo por carente pago de renta. Departamento que por cierto esta un piso arriba de residencias de recuperación que pertenecen a un hospital para locos mentales y frente a un cementerio religioso que aprecio desde la ventana de mi habitación.


Las historias no se me acaban! La semana pasada me quede en el medio de la ciudad sin un solo “cuara” israelí, con la tarjeta visa accidentalmente bloqueada y con el teléfono muerto a causa de batería agotada. Allí, pérdida y desesperada sin saber qué hacer con pobres palabras de hebreo para pedir ayuda, casi me toca dormir en la calle. Afortunadamente encontré israelíes que entendieran inglés, fueran piadosos y me dieran caridad para volver a casa. Y así empieza otra de mis varias aventuras en este hermoso pero complicado país que vive en un constante stress. Conversando con una buena amiga que al igual que yo se mudó a este país desde España, esta me dijo que no me rindiera y que por algo llegue a este lugar. “No es fácil salir adelante tía, pero lo vas a lograr como todo Oleh Hadash* (nuevo inmigrante) y juntas nos vamos apoyar”.


Y así como he llorado, me he caído y espantado, también me he reído y he aprendido un centenar de cosas mientras poco a poco me mantengo a firme paso decidido, para triunfar y encontrarme a mi misma nuevamente. Percibo también que toda locura de obstáculo que se me presenta en la vida y su atmosfera, es una musa más para escribir grandes obras.


Chateando en el teléfono con mi adorado y gigante amigo ucraniano sobre mis aventuras y desventuras, le cuento lo mucho que me ha costado tratar de adaptarme a la sociedad y de lo mucho que lo extraño y a mi querida Panamá y todas sus comodidades. Sin embargo me siento realizada de estar aquí y le digo palabras que no se han salido de mi mente por un solo día desde que salieron de mis manos al escribirlas; rendirme y volver solo porque fue difícil,”No es una buena historia”…




 

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

Already a member? Sign In

1 Comment

Reply Alex
10:14 PM on November 4, 2012 
Siento que pronto vas a estar riéndote de todo esto y sintiendo que haz crecido mucho. Sigue, ten ánimos.