Garabatos de Mi Vida

Blog

Una Carta Para Venezuela

Posted on February 18, 2014 at 7:45 PM


Querida Venezuela,

Me parece que no me conoces pero yo creo conocerte de alguna manera.

La única vez que he estado en tus tierras fue en el aeropuerto de conexión para llegar a otro país y quería que el tiempo pasara rápido, porque el miedo se apoderaba de mí sabiendo la inseguridad que se siente en cada una de tus esquinas.

 

Querida Venezuela,

yo no conozco Caracas, Margarita, Maracaibo o Valencia. Pero digo "Chévere", "Cuchi", "Chamo" y "Pana" porque te sientes en todas partes y mis más cercanas amistades son venezolanas. Personas que llegaron a mi vida porque no tuvieron otra opción más que la de dejar el hogar que les vio crecer y dejar todo lo demás atrás por encontrar la seguridad que fueron perdiendo, una vez que tus tierras temblaban llenas de corrupción, asaltos, robos y asesinatos.

 

Quiero presentarme para que me conozcas y comprendas porque te escribo esta carta y quiero que sepas que mi pasado y mi presente no son tan diferentes al de tus hijos.

 

Nací en el Distrito Federal de México y me fui a vivir a Panamá desde muy pequeña. La Ciudad de México siendo una ciudad tan insegura me recordó a tu presente y mis padres buscaban un mejor futuro y la esperanza de no ser secuestrada y violada nunca en la vida. Me convertí en una panameña de corazón y de pasaporte y siendo una niña que se crío en Panamá desde sus 3 años hasta sus 20 me acordé de tu pasado: Panamá es un país rico y que florece cada día en el que las oportunidades reinan y la seguridad se siente. Un país con un acento muy parecido al tuyo y un sabor de alegría y picardía latina muy similar a la hora de bailar una melodía. País que me vio crecer como tú viste crecer a tus críos llena de prosperidad y soberanía.

 

Con el ideal de querer seguir viendo el mundo, me mudé a los 20 a una tierra en el que el progreso y la esperanza son el logo de la lucha constante que se le abalanza todos los días. El pequeño estado de Israel al igual que tú, ve a sus madres llorar con un nudo en la garganta cada vez que sus hijos salen de casa y se van a luchar por su tierra pero nunca es seguro que regresen pues es posible que también "se fueran con ella". Un país que recibe caídas de misiles en todas sus direcciones, amenazas de ser borrados del mapa y ataques terroristas en los lugares menos esperados. Una tierra en el que los niños se esconden en bunkers de guerra y las alarmas de bomba son parte de la vida cotidiana, pero que sin embargo la media mundial calla cuando una muerte pasa.

 

Y te cuento Venezuela, que no me conoces pero yo sí creo conocerte.

Te conozco en los ojos de la gente que empaca y que huye pero que se les queda el corazón hecho pedazos fuera de la maleta. Te conozco en el puesto de arepas venezolanas del Centro Comercial de Dizengov, cuando el 'Pana' me sonríe al ver que hablamos el mismo idioma pero que su mirada se vuelve triste cuando le pregunto que si su familia esta con él y me responde que están muy lejos y que no puede verles.

 

Querida Venezuela,

Me duele lo que te está pasando y siento que te pierdes con tus hijos en un mar de lágrimas, muerte y miedo. Tal vez no me conoces pero yo sí creo conocerte y con las cosas que me cuentan las miradas de mis hermanos Venezolanos con quienes día a día converso y las imágenes que hoy se me aparecen en las noticias de las redes sociales, quiero decirte una cosa:

 

No pierdas la esperanza y sigue luchando por tu libertad, que como dijo alguien hace varios años atrás, "Si lo queréis no será una leyenda". No te dejes caer ni te estremezcas por los disparos de la mano armada, que la unión hace la fuerza. Ya no llores más desconsolada que estoy segura que tus hijos te aman y estén en donde sea, te aman con su corazón entero y luchan porque el mundo abra los ojos y la verdad salga a la luz. Sigue vibrando y siendo la tierra de los colores cálidos, de las hermosas playas y el sabor que te caracteriza. No dejes que el miedo se siga apoderando de ti ya que los valientes no dejan de temer pero saben que hay algo más importante que el miedo.

 

Y sigue caminando con la frente en alto. No dejes que ningún corrupto y ninguna fuerza esclavizadora te arranque de las manos de tu gente. Sigue luchando y siguiendo el ejemplo de la Revolución Americana, francesa, egipcia y todas las demás. Eres distinguida y estoy segura que has de ser bella; pero también tu destino y tus posibilidades no son distintas a las del resto del mundo ya que "lo único que hay que hacer es hacer" para lograr ese sentir tan dulce de libertad.

 

Estimada Venezuela,

Me parece que no me conoces pero yo creo conocerte de alguna manera...

 

Vivian Hamui




Categories: Lo que ronda por mi cabeza...

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

Already a member? Sign In

1 Comment

Reply Raquel Moryoussef de Fhima
12:00 PM on February 19, 2014 
Preciosa carta Vivian, la acabo de leer y la sentí en lo mas profundo de mi alma, tengo cuatro hijos y tres ya fuera, una en tu país natal México, que dentro de todo lo peligroso que sea es mucho mas seguro que aquí y por eso la compañía americana donde trabaja la trasladó....otra hija se fue con su esposo y niña a tu país de adopción a Panamá, han logrado hacer una nueva vida allí y por ahora se sienten seguros y están echando pa´lante....el varón vive en Madrid, y la mas pequeña que se nos casa en pocos meses escogió junto a su novio a Panamá como opción....así que nos quedaremos solos sus padres como muchas otras familias que se han separado a causa de esta grave y dura situación....te felicito por haber escogido Israel como opción de vida, los judíos no tenemos otro lugar que ese pequeño país que es el nuestro y que pese a miles de problemas que pueden padecer es el lugar mas seguro del mundo para mi......que seas muy feliz siempre y gracias por tu preciosa carta a los venezolanos.....la cual he compartido con un montón de gente.....saludos