Garabatos de Mi Vida

Blog


view:  full / summary

Con Ojos de Turista

Posted on August 21, 2014 at 3:50 PM Comments comments (0)

En la última entrada que les compartí hace un poco más de una semana, relataba que iba en camino a Holanda.

Les cuento que el país es precioso!

 

El primer día estuve en la casa de Anna Frank, el museo de la sinagoga Portuguesa y el museo judío. Aparte de eso tomé un buen Tour por toda la ciudad en una bicicleta doble con ¿qué mejor guía que un guapo novio holandés? que para rematarla es una enciclopedia que camina!

 

El segundo día fui con el, su papá y sus hermanos a las afueras de la ciudad. Estuve en un lugar llamado Volendam y otro cuyo nombre no recuerdo. Paseamos a ver la fabrica de queso y los distintos molinos de viento con toda su genialidad. Estos son una verdadera obra de arte inteligente ya que no solo sirven para soplar el agua que cae en tierra hacia los ríos (y así Holanda no acabe hundida) si no que también sirve para crear distintos tipos de bienes como especias, tiza, tintes, harina , etc. También fuimos a la fabrica de zancos artesanales y pudimos observar todo tipo de zapatos! Todos los colores y estilos existentes; desde los mas simples hasta los que tienen pinta de Lady Gaga.

 

El tercer día estuve en el Rijksmuseum en el cual la hermana de mi adorado niño fue quien me dio el Tour. Tal parece que esta familia esta llena de 'guías turísticos' natos con mucha cultura e historia. Encontré toda clase de obras de arte de distintos periodos de la historia y no dejé de quedar impresionada por los distintos puntos de vista que la humanidad ha tenido a través del tiempo. Luego de esto nos sentamos en una cafetería y debo admitir que tienen el mejor pan y queso que he probado hasta este punto de mi vida.

 

Los últimos días fueron dedicados a festividades familiares. El jueves era la despedida de soltera de una de mis "cuñadas". Fuimos a Ámsterdam y tuvimos un taller de como preparar cócteles y luego tuvimos una cena preparada por su mama, donde las risas y las anécdotas en español, inglés y holandés no terminaban. Resulta que habían personas de todas partes del mundo! Debo admitir que las fiestas bachelorette de las personas locales son mucho más tranquilas y familiares de lo que las bachelorette de Panamá y otros países parecen ser. Uno se imagina toda clase de locuras y borracheras siendo Holanda la anfitriona de tal evento pero resulta lo contrario. El viernes fue el matrimonio legal, el sábado en la mañana fuimos al templo, tuvimos almuerzo y paseamos a pie por "Abcoude" (la pequeña aldea en la cual los papas de mi novio viven) que por cierto es tan bella, que parece sacada de una pintura. El domingo fue la boda y aquí conocí a toda la familia. Puedo decir que la boda también fue muy distinta a lo que conozco pero se me hizo acogedora e intima y eso me gustó.

 

Fueron momentos maravillosos! Pero quiero utilizar esta entrada para hablar de una experiencia en especial...

 

El día 1 cuando iba paseando en bici con mi novio, nos cruzamos a otro señor en bicicleta que parecía ir de muy mal humor y que casi se nos va encima. El hombre muy enojado exclamó en el idioma local entre dientes, "estupidos turistas". Cuando mi chico le respondió en perfecto holandés que el era de Ámsterdam y que era el señor quien se encontraba violando las normas de transporte el tipo se puso rojo de la vergüenza al ver que entendimos lo que dijo y siguió su camino. Lo acontecido me dejó pensando profundamente. Que hay de malo en ser turista? Esto no solo parece afectar a los holandeses, pero he visto que sucede en otros países. Los turistas les traen ingresos al país que visitan y no solo eso, si no que desafortunadamente parecen ser más patrióticos que los propios nacionales de tierra ajena a ellos! No digo que en los países respectivos de todas las personas del mundo no haya patriotismo pero es muy común que por estar concentrados en la burocracia, stress del trabajo, el tranque, las metidas de pata del gobierno y los impuestos nos olvidemos de las maravillas que la tierra que nos acoge puede ofrecernos.

 

Esto también pasa en Panamá e Israel. Antes de mudarme, miraba a Israel como un país tan maravilloso que todo sería color de rosa (aunque teóricamente supiera que seria difícil), hasta que me convertí en una ciudadana más y comencé a concentrarme en los defectos en vez de los detalles por los cuales me había enamorado de esta tierra. En Panamá me quejaba de la falta de educación (que sigue siendo un problema de todas formas), el tranque, los taxistas que no te llevan a ningún lugar y la "frescura" del típico panameño. Fue únicamente hasta el momento en el que pase más de un año en las afueras que comencé a ver el lugar que me vio crecer, como una turista. Cada vez que vuelvo a visitar Panamá o les cuento de mi país a otras personas, les expreso lo maravillosos que es venir de un lugar que no solo ofrece panoramas exquisitos si no que tiene toda clase de flora y fauna! Que belleza es que panameño no solo tenga tanta naturaleza si no que la ciudad sea tan avanzada. Que no hayan guerras y que estemos más tranquilos que en otros lugares vecinos, por caminar en la calle. Si bien es cierto que todo país tiene sus problemas internos y estos no deben ser ignorados, también es cierto que muchas veces tenemos la tendencia de olvidar las cosas buenas que hacen al lugar en cuestión tan especial para quienes visitan.

 

Es por esto que comienzo a pensar que quisiera ser una 'turista' para siempre, en donde sea que me establezca. Quiero mirar las cosas como lo hacen las personas que se aventuran a viajar todo el tiempo y aprecian una belleza que no todos logran apreciar.

 

Quiero dejar de concentrarme todo el tiempo en las cosas negativas, y quiero vivir con ojos de turista...

 

Vivian.



 

Atrevimientos Sin Pena

Posted on August 12, 2014 at 4:55 AM Comments comments (0)

Estuve leyendo no hace mucho, un escrito de una Blogger que me parece brillante en la manera que expresa lo que piensa. Sus escritos son divertidos y bastante entretenidos sin embargo esta entrada a mi parecer es una de las más profundas: "Palabras que Matan". Así se titulaba la pieza. En su pensar, "las palabras son instrumentos poderosos" y no puedo estar más de acuerdo!

 

Soy de las que piensan que si bien es cierto que una guerra puede tomar muchos escenarios donde los protagonistas parecen ser las armas, los bombazos y los ejércitos, algunas personas parecen ignorar que en realidad son las palabras, causantes de muchos aspectos de un conflicto. La media tiene la obligación de informarnos acerca de lo que sucede a nuestro alrededor. Sin embargo muchas veces la información que nos llega puede llegar a ser subjetiva, retorcida y lo que más vende, no es necesariamente la verdad. Desde el régimen Nazi hasta el conflicto árabe-israelí, la media llega a ser tan fuerte que puede llegar a transformar los pensamientos y las actitudes de las personas hacía una situación especifica o a su vida entera.

 

Por eso he decidido estudiar comunicación. Es probable que no tenga madera del mejor soldado en un ejercito, ni el mejor científico para encontrar una mejor arma o la solución a todos los problemas del planeta. Pero hay algo que sí tengo: habilidad para escribir y expresarme sin problemas. No intento presumir ni soy la mejor de todas, pero siento que soy buena en esto y lo disfruto. Reconozco tanto que las palabras pueden ser tan poderosas, que para intentar aportar mi granito de arena a un mundo mejor me metí a estudiar el empirismo de como transmitir mis ideas.

 

Pero la pregunta es ¿Hasta que punto pueden ser las palabras tan poderosas? Es aquí donde en lo personal difiero con la autora. Las palabras son poderosas pero esto es simplemente porque somos nosotros quienes lo permitimos, tanto de manera positiva como negativa. Esta continúa relatando que cuando ella era pequeña, su mamá "siempre puso mucho énfasis en la importancia de que sus hijas cuidaran su reputación y buen nombre" y ella en su rebelde niñez respondía "¡Qué me importa lo que piensen los demás !". Aunque es importante cuidar nuestro buen nombre, no por los demás pero porque debemos tener respeto propio y dignidad, me gusta como piensa su rebelde versión.

 

Vengo de un país que muchas veces se basa en las apariencias y todo se ve muy bonito. Panamá es así y específicamente la comunidad en la que crecí, parece que somos famosos en otras partes del mundo por ser los fashionistas más hot del momento y por parecer que andamos en una pasarela las 24 hras. Esto me gusta. Tenemos estilo y valores muy estrictos para no solo ser los modelos colectivos mas 'in' de los latinos, pero para ser los más envidiados y codiciados por el resto de los externos, debido nuestra excelente presentación.

 

Sin embargo hay limites y desafortunadamente algunas personas de 'pasarelandia' pueden llegar a cruzarlos cuando:

 

-Prefieren endeudarse que tener una carcacha como carro por no aparentar ser 'cheap'.

-Prefieren tener los zapatos más exclusivos de Channel, que invertir en pasar más tiempo con quienes les rodean.

 

Pero las cosas no acaban allí...

 

-En vez de atreverse a decir lo que piensan y sienten, mejor no dicen nada por miedo a las demás opiniones.

-En vez de seguir sus sueños, escogen hacer lo que los demás esperan, porque ¡Dios nos salve! si se aventuran a decir que quieren ser artistas o astronautas.

-Ya no bailan en las fiestas porque tienen miedo de hacer el ridículo cuando otros ven que les prende el ritmo de una canción.

-Se prohíben disfrutar de ese postre que les encanta porque no vaya a ser que se engorden y parezcan unas 'vacas' comiendo carbohidratos.

-Dejaron de tener una amistad o hablarle a alguien porque el rumor dice que la hermana de la cuñada de la tía hizo algo indecente y ¡no vaya a ser que piensen que ellos también lo son!

-¡Prohibido estar soltera después de los 24! No importa que tan enamorada estés. Si no te casas lo más pronto posible eres una quedada y más te vale que la unión sea con alguien de nombre y apellido de la realeza o algo parecido.

 

Estas son apariencias por el miedo a las ideas que se tranforman en palabras.

 

¿Hasta que punto debe de importarnos lo que piensan los demás?

 

Recuerdo que cuando estaba en el colegio la gente se burlaba de mi no solo por ser gordita si no por cosas inexistentes. A la gente le encantaba inventar los rumores más patéticos de todos: algunos decían que era satánica y otros que era gótica porque solía escuchar géneros de música más pesados a los que la mayoría acostumbra. Tambien que practicaba otra religión, que estaba loca, que era tonta, una 'looser' y quien sabe que más... Sus palabras sin sentido me afectaban tanto que llegué a caer en depresiones muy fuertes y acomplejarme terriblemente. Me costaba hacer amigos y vivía en el psicólogo llorando. Eran tan fuertes los rollos mentales que mis compañeros me hacían, que intenté de todo para tratar de ser como ellos. Fui a todos los nutricionistas posibles, compraba ropa nueva, trataba de encajar en las fiestas, estaba dispuesta hacer todo el trabajo en las tareas en grupo y todo con tal de que me aceptaran pero nada funcionaba.

 

Hasta que un día me harté de que me afectara tanto. Al fin y al cabo, quienes son estas personas? Gente que no volveré a ver al graduarme si acaso en algún evento social, gente que no me conoce ni le importo, gente que no tiene ni la menor idea de quien soy y gente que usa palabras realmente vacías?

 

Palabras a las cuales yo les di el poder de dañarme hasta el día que ya no quise y tome la decisión de que lo que inventaran me valía un bledo. Gracias a este poderoso descubrimiento, fui aventurarme a ser lo que me propusiera y atreverme hacer las cosas que nadie se atrevería.

-Me mudé de país solita como siempre había soñado.

-Logré publicar algunos de mis escritos.

-Me pinté el cabello de los colores más locos y divertidos.

-Me pongo la ropa que se me antoje sin miedo al prejuicio.

-Conozco a personas de todas partes del mundo.

-He amado y hecho amistades con personas que van y vienen sin miedo a ser una pobre 'quedada' que se quemó.

-Y he experimentado cosas que muchas personas de mi edad (o incluso mayores) no han vivido por miedo.

 

Soy independiente, trabajo en lo que quiero, estudio y vivo sola en un pequeño estudio que decoré a mi gusto.

Y todo porque dejé las preocupaciones a un lado de que alguien fuera a criticarme. Le quité el poder a las palabras que no solo matan, si no que para empezar no me dejaban comenzar a vivir!

 

Y como la vieja frase dice "después del túnel llega la luz", me siento plena y extremadamente fuerte. Por fin me amo lo suficiente como para hacerme respetar, siempre y cuando el que dirán me preocupe en lo más mínimo porque tengo razonamiento propio.

Pruebo nuevos sabores, admiro nuevos paisajes y tengo el descaro de soñar indiscriminadamente en el mundo de las posibilidades por todo el poder que está en mis manos.

 

Y mientras escribo esto sigo expandiendo mis horizontes... Desde un avion de conexión en Roma me dirijo a Ámsterdam, esperando contarles más de mis aventuras!!!!

 

Vivian

-------------------

Este escrito fue una inspiración en respuesta a "Palabras que Matan" de Sarita. Visita su blog! Es genial.

www.cafeconteclas.com



 

Tiempo

Posted on August 5, 2014 at 9:20 AM Comments comments (0)

Vivo en una ciudad donde la gente carece de tiempo, todo el tiempo.

 

Para los que conocen Nueva York y Conocen Tel Aviv sabrán que estas dos ciudades no son muy diferentes una de la otra en cuestiones de corredera y estrés. Y carezco tanto de este preciado tiempo que les escribo esta entrada desde mi puesto de trabajo ya que no podía esperar a tener un rato libre después de mis horas laborales: pues ya estoy muy cansada.

 

Añádele la guerra al estrés del trabajo, el movimiento y la falta de sueño. Así como suena de dramático así suele ser en ciertas ocasiones sin embargo el ambiente no da lugar para detenerse a llorar, dramatizar y auto compadecerse.

 

Si hay algo que he aprendido de los Israelíes es que el mundo se puede estar cayendo y pueden tronar miles de misiles en el cielo lanzados por el grupo terrorista de Hamas, pero no hay tiempo. Tiempo para darle el placer a quienes intentan demonizarnos ni a las circunstancias que intentan derrumbarnos para llorar y darles a los demás deleite de nuestro dolor. No hay tiempo para hacer todo durante el día y por eso la ciudad nunca duerme las 24 horas. La vida sigue y la poca cantidad de tiempo que nos queda para respirar es para eso mismo: seguir respirando.

 

Si hay otra cosa que he aprendido de los Israelís en la vida cotidiana, es que en algunas ocasiones la diplomacia es para los tontos de doble cara que solo intentan decir cientos de declaraciones con palabras bonitas y no todos llegan a tomarlas en serio o llegan a ser claras. Si bien es cierto que para algunas cosas se atrapan más moscas con miel, en otras NO HAY TIEMPO para darle rodeos a las ideas y se necesita ir directo al punto. A veces resulta que las cosas se mueven más rápido en lugares donde hay más burocracia cuando se es un tanto cabrón que cuando se es dulce. NO HAY TIEMPO.

 

Y luego estoy yo: Mexicana de nacimiento, Panameña de toda la vida e Israelí desde hace dos años. Como combinar el calor latino y la frescura de regalarse unos minutos más de los necesarios en este lugar de locura? Me estoy acordando de lo que una muy buena amiga y tremenda artista me dijo la última vez que me encontraba en Panamá: Detente. Cuanto más fuerte sea la guerra,la tensión y el modo automático de correr sin parar, detente a mirar y veras como cambia tu vida.

 

Y esto fue lo que hice: me atreví a detenerme en el momento menos esperado. Mire a mi alrededor mientras cruzaba una intersección saliendo del trabajo. Vi que había un viejito con pinta de turista que miraba a una joven de unos 18 años vestida en su uniforme de soldado, con una admiración inmensa y hasta parecía que le decía gracias con la mirada por arriesgar su vida para proteger al resto de los civiles, su familia y todos los judíos que se encontraban en el planeta tierra de la amenaza radical de ciertas unidades terroristas y antisemitas.

 

Mire que habían unos religiosos bailando en la mitad de la calle con una música a todo volumen y les regalaban a las personas que pasaban pequeños panfletos de salmos para rezar por los jóvenes que les tocaba arriesgar su vida en esta guerra tan terrible para que nosotros pudiéramos no añadir más estrés a toda nuestra rutina cotidiana. Habían unas chicas etíopes riendo mientras se subían a un bus y había una chica árabe con su hijab bien puesto que conversaba muy tranquila con otra chica secular Israelí mientras cruzaban por la misma intersección que yo. Observé el atardecer que me ofrecía un espectáculo que era ignorado por el resto de las personas ocupadas y por un segundo me olvide que que estamos en una guerra, de que las sirenas que nos avisan que debemos de correr al bunker suenan inesperadamente y que hasta el sonido de las motocicletas pueden sobresaltar a cualquiera que no esta acostumbrado a este tipo de situaciones.

 

Y luego pensé que si bien es cierto que la guerra no es bonita, si uno se detiene puede llegar a ver su belleza cuando une a todo un pueblo para protegerse los unos a los otros como si se conocieran de toda la vida y hace que los vecinos se hagan amigos cuando corren todos juntos al refugio.

 

Las circunstancias, el tiempo y la visión que tengamos de la vida es relativo al sentido que le queramos dar a todas estas cosas. No hay tiempo para llorar y la vida sigue, pero tiene que haber tiempo para detenerse y apreciar los pequeños detalles de la vida que pueden hacer la diferencia...



Una Carta Para Venezuela

Posted on February 18, 2014 at 7:45 PM Comments comments (1)


Querida Venezuela,

Me parece que no me conoces pero yo creo conocerte de alguna manera.

La única vez que he estado en tus tierras fue en el aeropuerto de conexión para llegar a otro país y quería que el tiempo pasara rápido, porque el miedo se apoderaba de mí sabiendo la inseguridad que se siente en cada una de tus esquinas.

 

Querida Venezuela,

yo no conozco Caracas, Margarita, Maracaibo o Valencia. Pero digo "Chévere", "Cuchi", "Chamo" y "Pana" porque te sientes en todas partes y mis más cercanas amistades son venezolanas. Personas que llegaron a mi vida porque no tuvieron otra opción más que la de dejar el hogar que les vio crecer y dejar todo lo demás atrás por encontrar la seguridad que fueron perdiendo, una vez que tus tierras temblaban llenas de corrupción, asaltos, robos y asesinatos.

 

Quiero presentarme para que me conozcas y comprendas porque te escribo esta carta y quiero que sepas que mi pasado y mi presente no son tan diferentes al de tus hijos.

 

Nací en el Distrito Federal de México y me fui a vivir a Panamá desde muy pequeña. La Ciudad de México siendo una ciudad tan insegura me recordó a tu presente y mis padres buscaban un mejor futuro y la esperanza de no ser secuestrada y violada nunca en la vida. Me convertí en una panameña de corazón y de pasaporte y siendo una niña que se crío en Panamá desde sus 3 años hasta sus 20 me acordé de tu pasado: Panamá es un país rico y que florece cada día en el que las oportunidades reinan y la seguridad se siente. Un país con un acento muy parecido al tuyo y un sabor de alegría y picardía latina muy similar a la hora de bailar una melodía. País que me vio crecer como tú viste crecer a tus críos llena de prosperidad y soberanía.

 

Con el ideal de querer seguir viendo el mundo, me mudé a los 20 a una tierra en el que el progreso y la esperanza son el logo de la lucha constante que se le abalanza todos los días. El pequeño estado de Israel al igual que tú, ve a sus madres llorar con un nudo en la garganta cada vez que sus hijos salen de casa y se van a luchar por su tierra pero nunca es seguro que regresen pues es posible que también "se fueran con ella". Un país que recibe caídas de misiles en todas sus direcciones, amenazas de ser borrados del mapa y ataques terroristas en los lugares menos esperados. Una tierra en el que los niños se esconden en bunkers de guerra y las alarmas de bomba son parte de la vida cotidiana, pero que sin embargo la media mundial calla cuando una muerte pasa.

 

Y te cuento Venezuela, que no me conoces pero yo sí creo conocerte.

Te conozco en los ojos de la gente que empaca y que huye pero que se les queda el corazón hecho pedazos fuera de la maleta. Te conozco en el puesto de arepas venezolanas del Centro Comercial de Dizengov, cuando el 'Pana' me sonríe al ver que hablamos el mismo idioma pero que su mirada se vuelve triste cuando le pregunto que si su familia esta con él y me responde que están muy lejos y que no puede verles.

 

Querida Venezuela,

Me duele lo que te está pasando y siento que te pierdes con tus hijos en un mar de lágrimas, muerte y miedo. Tal vez no me conoces pero yo sí creo conocerte y con las cosas que me cuentan las miradas de mis hermanos Venezolanos con quienes día a día converso y las imágenes que hoy se me aparecen en las noticias de las redes sociales, quiero decirte una cosa:

 

No pierdas la esperanza y sigue luchando por tu libertad, que como dijo alguien hace varios años atrás, "Si lo queréis no será una leyenda". No te dejes caer ni te estremezcas por los disparos de la mano armada, que la unión hace la fuerza. Ya no llores más desconsolada que estoy segura que tus hijos te aman y estén en donde sea, te aman con su corazón entero y luchan porque el mundo abra los ojos y la verdad salga a la luz. Sigue vibrando y siendo la tierra de los colores cálidos, de las hermosas playas y el sabor que te caracteriza. No dejes que el miedo se siga apoderando de ti ya que los valientes no dejan de temer pero saben que hay algo más importante que el miedo.

 

Y sigue caminando con la frente en alto. No dejes que ningún corrupto y ninguna fuerza esclavizadora te arranque de las manos de tu gente. Sigue luchando y siguiendo el ejemplo de la Revolución Americana, francesa, egipcia y todas las demás. Eres distinguida y estoy segura que has de ser bella; pero también tu destino y tus posibilidades no son distintas a las del resto del mundo ya que "lo único que hay que hacer es hacer" para lograr ese sentir tan dulce de libertad.

 

Estimada Venezuela,

Me parece que no me conoces pero yo creo conocerte de alguna manera...

 

Vivian Hamui




Conectando los Puntos.

Posted on November 3, 2013 at 2:40 AM Comments comments (0)

 

Así que ha pasado muchísimo tiempo desde que escribí mi último relato en mi cuaderno de garabatos… Siendo también la misma cantidad con la que no haya tenido mucho contacto con seres a los que adoro y extraño. Y aunque no sea noticia que diariamente escribo (ya sean apuntes de la facultad, comentarios de trabajos en el lugar donde laboro, textos, y quehaceres en la agenda), lo que si siento insólito, es la cantidad de tiempo en la que dejé de “crear” con palabras. Llevo por lo menos más de un año de igual manera, queriendo escribir una novela “increible” y no he sido capaz de crear ni la primera oración de ella. Pero no es de preocuparse pues la artista en mi no ha muerto. Me he enfocado los últimos meses en pintar, dibujar y crear cosas nuevas con cosas viejas. Soy como un saltamontes que brinca de un arte a otro.

 

El tiempo es limitado. Pienso casi todos los días en lo poco que he escrito. Las palabras están en mi cabeza y las sinfonías perfectas de las oraciones en mis pensamientos, listas para ser tecleadas o dibujadas. Sin embargo ni momento ni lugar para hacerlo. Siendo el colmo que cuando el tiempo Sí se vuelve generoso, estoy muy cansada o haciendo otras cosas.

 

Si te contara la cantidad de cosas que he experimentado en estos últimos meses desde la última vez que expresé algo en el blog, te confieso que no terminaría! Estoy en mi segundo año de Universidad en la carrera de Comunicaciones y Ciencias Politicas. He cambiado de trabajo 2 veces y gracias a Dios finalmente he encontrado un trabajo que aunque no emocionante, bastante estable. Por lo tanto el equilibrio económico ha comenzado a sentarse conmigo y también me he mudado sola a un estudio en Tel Aviv (Una ciudad muy parecida a la de Nueva York).

 

Me he enamorado intensamente. Hace casi un año que conocí a una persona maravillosa la cual me acompaña en los días más oscuros y nunca se aparta de mi lado. Más que una pareja, es un amigo, un compañero, un confidente y la mejor persona que he conocido hasta ahora en este momento de mi vida!

 

Me he sentido de vez en cuando frustrada y maravillada a la vez, por una sola razón: las situaciones en las que no escogimos estar y no hay nada que se pueda hacer para cambiarlas. Con esto me refiero a la posición en la que nos encontramos al azar en el universo. El chico del cual te cuento con tanto sentimiento, nació en Holanda y se crió toda su vida hasta hace 2 años en Europa. En cambió yo, me críe en Panamá y viví en Latinoamérica hasta hace año y medio. Somos tan parecidos y tan distintos… Y justo cuando dejas lugar y sociedad con la que te criaste gran parte de tu vida pensando que no tenías nada en común, te das cuenta que tienes en tu carácter y nuevas situaciones, más valores y conductas de aquel lugar de los que te imaginaste.

 

Esto es de crear muchas discusiones debido a las distinciones y he allí la frustración. Pero nunca el enojo o la pelea ya que existe la comprensión que a pesar de pensar distinto en algunos aspectos de la vida debido a nuestras culturas, es algo que no necesariamente elegimos y tampoco es algo malo (aparte que nos da mucho que aprender). He allí mi encanto también; un país del tamaño de Nueva Jersey y más pequeño que Panamá, teniendo al mundo entero en sus tierras conectando de una manera única! No solo me refiero a mi actual relación con este chico, pero a todas las interacciones que llevo cuando me relaciono con otras personas. En un bus de camino a casa desde el trabajo o la Universidad puedes escuchar mínimo 5 idiomas distintos proviniendo de personas interactuando con más personas! Pero lo más asombroso no es el hecho de que este país sea tan internacional, si no las razones por las que cada ser humano que este allí tengan. Más que diferencias, similitudes. Es probable que esta gente se encuentre en el mismo lugar que yo, por un lazo en común a este punto del mapa.

 

Conectando los puntos de todo aquello que he escrito hasta ahora, les digo que es probable que me encuentre en un vaivén de actividades a la hora de expresarme (La pintura, el dibujo, la música, el baile y la redacción). Pero a pesar de que cada actividad sea distinta, todas ellas tienen algo en parecido y te cuentan la misma cosa: quien las practique y las use como herramientas, te intenta hacer escuchar y ver que hay pedazos de emociones y vida que transmitir aunque sea con un desconocido. Todo esto sin importar el idioma que se hable, ni la relevancia de la posición en el cosmos en la que este uno parado...

 

You need Adobe Flash Player to view this content.

 

 

 

 

 

 

Regresando a Casa

Posted on March 11, 2013 at 12:40 AM Comments comments (0)

Antes de visitar Panamá, mis emociones estaban revueltas. Estaba confundida, contenta, nerviosa, asustada y hasta triste. Confundida por amar tanto a esa patria que es tan hermosa y que extraño mucho, contrastando mi actual hogar Israel, bello pero muy agridulce en cada matiz. Emocionada y contenta por ver a mis familiares y amigos: extrañaba el abrazo de mi mamá, su dulzura, las locuras con mis amigos y el calorcito que hace en Panamá. Nerviosa pues no sabría cual sería la reacción de aquellos que tanto quiero y si me presionarían para volver o si estarían decepcionados. Asustada pues se lo que esta visita me causaría y se trata de una total encrucijada de querer volver y no hacerlo. Triste, porque 11 días no son suficientes para estar con todos aquellos que amo y me encuentro a sabiendas que lloraré cuando me toque partir para dejarles otra vez atrás.


 

 

Vivir en un lugar como Israel no es fácil, pero aquello ya se los he contado. Sin embargo creo que más difícil es alejarte de todas las personas que amas por un loco sueño de independencia y ver el mundo. En que he estado pensando?! Mi mundo está en Panamá y en la sonrisa de toda la gente maravillosa que ha hecho de mis días algo siempre increíble. Sin embargo mi mente testaruda y fuerte me sigue empujando a seguir tratando de salir adelante en un lugar tan áspero para poder triunfar y sentir aquella satisfacción de que lo logré. Llegue a la cima y construí mi propia victoria sin rendirme tan solo porque fuera difícil.


 

 

Cuando llegué a Panamá lo primero que vi es a mi hermana menor. Orgullosa de lo mucho que ha crecido y madurado. Luego vi a mi madre que cada día se ve más hermosa y a mi padre que en su callado pero fuerte abrazo, no fue necesario decir "te extrañé". Nadie estaba decepcionado.


 

 

Mi habitación estaba exactamente igual que cuando la vi por última vez, pero por alguna razón a mis ojos se veía más hermosa que nunca y mi casa me hacía sentir millonaria a pesar de que ni yo ni el resto de los miembros de mi hogar tengamos un millón de dólares en el banco. Mis amigos eran un respiro del que me ausentaba por meses, mi sentimiento de miedo y soledad desapareció por completo.


 

 

Y a ojos de todos los demás soy Rambo. Una guerrillera que tiene los pies en la tierra y que inspira a otras personas. Por lo menos así me lo dijo una alegre amiga llamada Linda y otra llamada Hirakel. Cuando hacía relajo otra vez con mis mejores amigas mi alegría fue enorme y cuando escuchaba a Roba Morena hablar de gozar la vida y ser feliz me di cuenta de lo feliz que soy en Panamá y no dejaba de sonreír al saberlo.


 

 

El cielo estaba nublado pero nada podía deprimirme. Estando en mi hogar, jamás me sentí tan a gusto.


 

 

Pero hoy me toca volver a Israel y sentada en mi habitación otra vez regreso a las mismas emociones pero por distintas razones y les juro que no quiero dejar esta cama.


 

 

Esta mañana llegué a una conclusión: Panamá, nos volveremos a ver. Tu tan pequeña que eres, cabes entera dentro de mi corazón pero te engrandeces a mis sentires y ya te atoraste. Jamás te podrás salir de mí.


 

 

No he salido de mi cama porque quiera pero porque me toca ser fuerte. Y apenas termine de encontrar lo que busco, volveré para quedarme...


You need Adobe Flash Player to view this content.



 

Libertad

Posted on February 6, 2013 at 11:00 AM Comments comments (1)

Ser libre no es fácil. Tiene precios bastante altos y suele llenarte de estrés algunas veces.


¿Cómo? pues verán: Ser libre no es solo hacer lo que quieras, como quieras y cuando quieras, si no que lleva grandes responsabilidades al buscarla y abrazar la independencia.


El ser dependiente te permite pensar menos, estresarte menos y tomar menos decisiones pues ya todo está decidido por uno, sin embargo suele estar vacía y es bastante conformista.


Pero la independencia... esa sí que me hace sentir como un viejo verde millonario de agenda apretada. Pues si tiene mucha razón una canción que habla precisamente de ser Libres, "La libertad es jovencita alegre, que goza seduciendo los sentidos. Ardiente cuando somos sus amantes y se va si nos sentimos su marido". Pago caro por ella comprándole "collares de perlas" para que siga a mi lado al trabajar como loca para poder pagar renta, impuestos, educación, teléfono y comida.


Le compro "diamantes" al invertir todo mi tiempo luchando en un país que no es nada fácil y todo para ser libre de elegir que comer, donde moverme y qué tipo de educación tener.


 

Sé que esta jovencita caza fortunas, no es fácil y si esta pudiera, exprimiría cada uno de mis huesos y mis sesos en arduo esfuerzo. Pero no la cambiaría por nada, aun sabiendo que es tan difícil y que es la mejor amiga de la vida (y esa es una cabrona); "Dios las crea y ellas se juntan", y tampoco cambiaria los múltiples altibajos que tengo porque a esas dos "pinches locas" las sigo amando sin importar lo que pase y me hacen cada día más fuerte.


 

Hace 7 meses que me mudé de Panamá a Israel y debo de confesar que no fue nada fácil, y sigue sin serlo. Extraño a mi familia y a mis amigos, nuestro spot en un restaurante árabe los sábados por la noche para fumar y conversar, Las ferias ecológicas de YO RECICLO, las actividades emprendedoras de una chica llamada Stefani Cohen, mi trabajo libre de ingleses que me griten si llego tarde y los domingos libres (porque donde vivo actualmente, sí se estudia y trabaja ese día). Extraño la playa de Coronado que nunca aprecié hasta ahora, las largas conversaciones con mi hermana, el arroz con pollo que nunca como pero quiero estando lejos de Panamá y la Salsa o el Merengue que nunca me gustó pero que me recuerda a mi Latino hogar.


 

Aquí me despierto temprano, lavo la ropa, limpio la casa, cocino mi almuerzo, monto el colectivo, trabajo tiempo completo y les cobro las deudas a la gente del Reino Unido, que yo no quisiera tener. Estudio mucho y pago por mis estudios. Ya no tengo una empleada que haga todo por mí, ni un taxi que cobre 2 dólares y converso en hebreo con el chofer cuando me toca tomar el auto.


 

Pero que bien se siente cuando sabes que algo es tuyo y tú mismo te lo has ganado y que nadie puede arrancártelo. Qué bien se siente apreciar el agua caliente más que nunca cuando es invierno y el plato de comida que has cocinado. Y qué bonito es conocer en el otro lado del mundo a gente preciosa que está dispuesta a ayudarte entre el montón.


 

Sé que mi familia me extraña (y yo a ellos) y sé que nunca les gustó la idea de que este tan lejos pero espero que un día se sientan orgullosos porque su niña ya es grande y se defiende en un país que es particularmente difícil. Que sepan que esta mujer es fuerte y que se ha caído y ha llorado montones de veces por lo duro que es crecer pero que sigue caminando y construyendo algo hermoso para ella misma.


 

Que sepan que su niña es ya una mujer que nunca estuvo sola pues se tiene a si misma aunque a veces no se conozca muy bien pues se está volviendo a auto- descubrir. Que sepan que sabe lo que es amar con todo el corazón pero también sabe razonar y encontrar la armonía entre la mente y el corazón.


 

Que sepan que esta mujer es una guerrera valiente que solo consigue la victoria incluso en las caídas.


Y que cada día que pasa, ELLA es quien conquista a esa tal libertad que esta tan buena y a quien le gusta huir a veces.



 

 

Entre Aventuras, Desventuras y Buenas Historias...

Posted on November 4, 2012 at 7:25 AM Comments comments (1)

Pues han pasado algunos meses y semanas desde mi último relato sobre este país tan de locos y tan de maravillas en el que me encuentro desde el pasado 21 de junio. Y pasando de vivir en una atmosfera de aspecto rural, me mude a Tel Aviv, específicamente Ramat Gan. Esta ciudad es tan pequeña, que la considero parte Tel Aviv, más que está a 5 minutos de ella.


El dicho vuelve a repetirse: “Uno nunca sabe lo que tiene hasta que lo pierde” y esta vez me refiero a lo que fue mi casa por 4 meses:  El Kibutz (especie de granja auto-sostenible) Yagur. Sí; aquel lugar del que me empecé quejando, terminé amando y luego volvía a detestar hasta llegar a la última semana y no quererme marchar… En este lugar formé grandes amistades en especial una muy especial con un tipo de casi dos metros que se la hace de duro e impenetrable pero considero la persona más buena del mundo y ahora mi mejor amigo en esta patria. Nos la pasamos jugando a insultarnos en ruso y yo en español, hasta patearnos en el trasero. Sin embargo nadie dejó todo de lado como él para ayudarme y estar para mí cuando más lo necesitara.


Y ahora, sin un centavo en el bolsillo mas por el que mi familia me da para no morir de hambre y con una desesperación por conseguir trabajo con un hebreo muy pobre, me encuentro en la Manhattan del medio oriente pero con gente que tiene aspecto mucho más rudo y de poca paciencia. Enferma, sin querer o poder ir al doctor porque las medicinas cuestan, sin platos para comer el puré instantáneo de mala muerte que tengo en la alacena y con miedo a que me corten el teléfono o me saquen del departamento en el que vivo por carente pago de renta. Departamento que por cierto esta un piso arriba de residencias de recuperación que pertenecen a un hospital para locos mentales y frente a un cementerio religioso que aprecio desde la ventana de mi habitación.


Las historias no se me acaban! La semana pasada me quede en el medio de la ciudad sin un solo “cuara” israelí, con la tarjeta visa accidentalmente bloqueada y con el teléfono muerto a causa de batería agotada. Allí, pérdida y desesperada sin saber qué hacer con pobres palabras de hebreo para pedir ayuda, casi me toca dormir en la calle. Afortunadamente encontré israelíes que entendieran inglés, fueran piadosos y me dieran caridad para volver a casa. Y así empieza otra de mis varias aventuras en este hermoso pero complicado país que vive en un constante stress. Conversando con una buena amiga que al igual que yo se mudó a este país desde España, esta me dijo que no me rindiera y que por algo llegue a este lugar. “No es fácil salir adelante tía, pero lo vas a lograr como todo Oleh Hadash* (nuevo inmigrante) y juntas nos vamos apoyar”.


Y así como he llorado, me he caído y espantado, también me he reído y he aprendido un centenar de cosas mientras poco a poco me mantengo a firme paso decidido, para triunfar y encontrarme a mi misma nuevamente. Percibo también que toda locura de obstáculo que se me presenta en la vida y su atmosfera, es una musa más para escribir grandes obras.


Chateando en el teléfono con mi adorado y gigante amigo ucraniano sobre mis aventuras y desventuras, le cuento lo mucho que me ha costado tratar de adaptarme a la sociedad y de lo mucho que lo extraño y a mi querida Panamá y todas sus comodidades. Sin embargo me siento realizada de estar aquí y le digo palabras que no se han salido de mi mente por un solo día desde que salieron de mis manos al escribirlas; rendirme y volver solo porque fue difícil,”No es una buena historia”…




 

Elegante

Posted on August 9, 2012 at 7:35 AM Comments comments (1)

9:30 Am.

 

 

Despertarse en la mañana y buscar el desayuno.

Desayunar en la habitación a luces de ambiente cómodo por lámparas de pared.

Hacerlo mientras escucho música jazz de Diana Krall, que me pasó un vecino Argentino amistosamente, mientras sorbo de mi café y escribo una nota.

 

Y sueno tan acomodada porque me enfermé y me recetaron descanso,

Pero oh no! Vivir sin la clase que tanto me encanta?

Para nada; ni cuando enferme. Se me describe como antes muerta que sencilla la mayoría del tiempo y eso me hace feliz. Los pequeños detalles me hacen feliz pues siento que hacen la Gran diferencia.

 

 Entonces será que si soy sencilla porque no me complico para encontrar la felicidad tan fácilmente? No lo sé. Vivo en un Kibutz* y aquellos días en los que me toca estudiar y no trabajar me pongo con orgullo mis zapatos de tacón y mis uñas pintadas con distintos diseños.

 

 Mientras todos los demás están en shorts y chancletas, me miran raro porque dicen que parezco elegante. Y qué? Así siempre me vestí en Panamá y saben algo? Me gusta mi propia elegancia, por más narcisista que pueda sonar. Lo vemos por el lado más profundo? Me fui de casa dejando todo detrás de mí, para atrapar mis sueños a lugares inciertos y tengo convicción de mi éxito.

 

 

Me agrada la sensación de caminar con un estilo tan mío y solo mío a cada destino que me trazo y solo yo me trazo.

 

 Aún viviendo actualmente en un lugar donde nada es fácil, me acomodo cuando puedo.

Leo un libro y sorbo más de mi café con leche.

Si me deprimo o me emociono escribo más de mi novela.

Del lugar de donde vengo siempre fui la chica distinta,

Y para sorpresa mía y de algunos otros, donde actualmente estoy también parezco serlo.

Me pinto los ojos porque me gusta y no para verme linda; yo ya me siento linda.

Me gusta lo bohemio.

Bailo con tanta pasión que mis compañeros me miran en shock,

deseando bailar conmigo también.

Contemplo un atardecer de verano imaginando romance y dulzura.

 

Así soy yo y es algo que NADIE me arranca.

Sobrevivo como solo yo sé hacerlo para mí: Diferente.

Rétame a no ser "elegante”…

 

 

 

 

Coraje.

Posted on July 16, 2012 at 4:20 PM Comments comments (1)

Coraje…

Después de tanto tiempo sin poderme sentar tranquilamente a compartirles más garabatos de mi vida, por fin tomé el momento para hacerlo con muchos motivos de inspiración y vivencias que contarles que ya no sé ni por donde comenzar.

 

Para los que no están al tanto del hoy día en cuanto a mi loco presente, me monté a las 8:20 AM en el aeropuerto de Tocumen (Ciudad de Panamá;), al avión que iniciaría uno de los momentos que marcarían mi vida por siempre. Con una escala a Nueva York, luego llegué el 21 de junio a las 12:00 PM a lo que sería mi nuevo hogar: Israel. Aprox. 11895.18 Kilómetros de distancia con Panamá, un idioma totalmente diferente al español donde no hay vocales y se lee de derecha a izquierda, un montón de gente medio extraña y varios letreros que apenas puedo leer y casi siempre están en hebreo, árabe y ruso.

 

Vivo en un “Kibbutz” que para quienes no saben lo que es, yo le llamaba anteriormente “Granja Sostenible” pero un amigo argentino que también vive en este lugar y de hecho es mi vecino de cuarto, lo pudo relatar mejor al contar sus primeras experiencias aquí y me tomaré el atrevimiento de parafrasear fragmentos de su escrito, pues fue mejor su explicación:

 

““kibbutz”, en hebreo (קִבּוּץ;) significa “agrupación”…

…hay un comedor y (la mayoría) desayunan y almuerzan acá. La mayoría de las residencias son edificios de departamentos. Pero también hay casas. Lavan toda la ropa en un lavadero para todos. Tienen un mercadito de productos frescos y comidas, y otro negocio de productos de mercado y librería…En estos mercados algunas cosas son bastante más baratas que afuera.

…En este kibbutz hay trabajo de campo, una fábrica de envases plásticos, en el comedor, los mercados, la lavandería, el jardín de bodas y eventos (donde una boda para 350 personas cuesta €25.000), un pequeño zoológico para tocar animales, una escuela de equitación, etc. El kibbutz también renta edificios para empresas. El país es chico, y los precios de compra y alquiler de inmuebles son muuuy altos. También hay un café, un par de pubs, un centro de juegos-pelotero grandecito y una discoteca (que tienen una administración propia, porque también reciben a gente de afuera del kibbutz).

Otros kibbutzim (“-im” es el plural masculino en hebreo) tienen otras industrias y servicios. Algunos se dedican al turismo y tienen hoteles.

El kibbutz tiene su propia escuela primaria, un asilo de ancianos, una mini-sinagoga, piscina; hay un auditorio grande que es para el Municipio…”

En pocas palabras si se auto sostiene hasta cierto punto y si tiene características parecidas a la de los primeros años de los Kibbutzim, que se dedicaban a trabajar la tierra y agricultura, pero con características más modernas, menos comunistas al extremo y más bien como una mini ciudad. Estudio hebreo 3 días a la semana intercalada y trabajo en un kínder con niños de 1 año lunes, miércoles y viernes. Amo mi trabajo pues cada día me encuentro con más de las ocurrencias de mis chiquitines, más de su amor e inocencia, ya casi me sé todos sus nombres y poco a poco me enamoro más de ellos y estos también me dan de su cariño cada vez más al irme conociendo.

 

Como se pudieron dar de cuenta en un par de líneas arriba, no soy la única latinoamericana si no que también me he encontrado con gente Argentina, Perú y Venezuela en mi clase, además de México, Uruguay y Colombia en mi trabajo y entre mis amistades. También tengo amigos de Ucrania, Rusia, Francia, Sudáfrica, Alemania, Suiza, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, sin embargo aún no me encuentro a ningún panameño.

 

No todo es color de rosa; me he perdido ya un par de veces en dos ciudades diferentes (sola) las cuales a una apenas conozco algunos de sus lugares y la otra hasta hoy en día no sé cómo se llama aún. También tuve que parar al hospital una noche y el servicio era un desastre además de que tomó 3 horas para que me atendieran. Entre otras de las cosas que me tienen de cabeza, he tenido un choque cultural fuertísimo con tanto la gente que vive conmigo como la que simplemente me rodea; me encuentro con mucho libertinaje, gente que solo desea “divertirse” por una noche con otros así de sencillamente y hasta con proposiciones que al final tienen un doble sentido de las cuales una vez fui “víctima” pero la salí bien librada y nada sucedió (Tip1: Si un chico que apenas conoces te invita a ver en su cuarto “una película”, no vayas!). Llevo más de un mes sin pasar un viernes conviviendo con mi familia en un momento sano y de calidad mientras que aquí todos acostumbran a salir arrancarse y otra vez en su mayoría “divertirse” en sus cuartos con otros o simplemente hacer tonterías porque el alcohol no los deja en su juicio. Creyendo que en Panamá era una chava bastante loca por atreverse a bailar sola en la mitad de la calle o pintarse el cabello de verde, resulté ser la niña más buena e inocente de todo el lugar pero también agradeciendo a mis padres que me hayan educado de la manera que lo hicieron y que tenga valores tan arraigados.

 

Hay días en los que solo quiero llorar; quiero salir huyendo, extraño Panamá y hasta mi olorosa bahía “mojón beach”! A veces siento que no se puede en serio confiar en nadie y que todos están locos (y no en el mejor de los sentidos).

 

Sin embargo hay algo más que me impulsó a escribir esta nota para contarles todo esto. Un día en el que me encontraba en una de estas depresiones nostálgicas y derrotadas, me llegó un mensaje al Facebook por Inbox de una persona poco esperada que me relataba que había leído un libro sobre el coraje y como he sido para ella un gran ejemplo al no importarme lo que piensen los demás en Panamá y vivir mi vida además de atreverme a dejar todo lo que amo por venir a perseguir mis sueños en Israel y ser feliz porque es lo que siempre quise. Y esta persona cree que haberme escrito esto era extraño y un poco espontaneo pero se lo agradezco desde el fondo de mi alma. Al terminar de leer su mensaje solo me dije “Tengo que seguir tratando y no me puedo dejar rendir por pequeñeces. Esto es apenas el comienzo y siempre van haber obstáculos. Tengo que seguir adelante con la cabeza tan arriba como siempre!”

 

Al final este lugar no es tan malo ni tan bueno como uno lo juzga al principio, si no que es justo el lugar en el que se supone que debo de estar. El día de mi cumpleaños salí muy sorprendida ya que me di cuenta de que en muy poco tiempo me hice amiga de casi todas las personas del grupo, todos asistieron a celebrar mis 21 años y me cantaron feliz cumpleaños en ruso, francés, hebreo, inglés y español! No solo eso sino que también caí en cuenta que muchas veces uno tiende a concluir sobre una persona muy pronto. Los que creía más pesados, groseros y molestos, resultaron ser los más dulces y respetuosos de los individuos. Los que creí buenos y encantadores, bastante mentirosos y algunos permanecieron siendo de la misma manera en la que eran desde que pisaron este lugar. Sí existen personas con valores, moral y consciencia y me encanta haber encontrado a esas personas!

 

Antes de concluir esta nota quiero hacer énfasis en que cuando me encontraba en Panamá y le comentaba a las personas que me iba para perseguir mis sueños muchos me deseaban suerte con mucho asombro y comentaban que ellos siempre quisieron irse atrás de su felicidad pero no lo hacen pues no han tenido el coraje de dar el primer paso, debido al miedo del qué dirán. ¡Esto no tiene porque ser así! Ni siquiera tiene lógica. El dueño de tu camino y tu vida eres tú y eres lo que decidas que quieres ser.

 

Para cerrar con el último punto de mis garabatos, quiero dejarle un mensaje a alguna gente:

 

A la hermosa y oportuna persona que me escribió este mensaje sobre el coraje (ella sabe quién es), quiero nuevamente darle mil gracias por haberme enviado esas palabras que me ayudaron más de lo que se imagina.

 

A un nuevo pero muy querido amigo "loco" que me relata sentirse solo en este lugar y que tanto desea dar de sí, que tenga el coraje de darse cuenta que NO está solo y que hay cientos de maneras de dar y de sentirse bien además de que debe de entender que apenas está en un proceso de adaptación. !Paciencia!

 

A otro muy querido amigo, que deje de andarse quejando de su situación actual porque el único que la crea es el mismo y el único que puede cambiarla también es él y es momento de tener ese mismo coraje, poner un poquito más de esfuerzo y ACTUAR!!! (Ya déjate de webonadas negativas y quejarte si no haces nada al respecto o no te quejes del todo)

 

A todos los demás que tanto adoro y que se encuentran lejos de mí, que sepan que los amo! Estoy bien y cada día logro ser una persona mejor.

CON TODO MI CORAJE,

YO ;)

(Sudamericanos en Israel :D )


Rss_feed